¡A un año de tu siembra, Comandante Chávez!

Chávez bajo la lluvia

Justo a las 4 y 25 minutos de la tarde de aquel 5 de marzo de 2013, el líder más emblemático de la historia contemporánea del país, el Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, cerró sus ojos, se hizo espíritu y fuerza combativa del pueblo que lo amó, lo ama y que al conocer la más trágica noticia en revolución Bolivariana, lloró y dijo ¡Chávez vive, la lucha sigue!

Ante esta noticia, las plazas de todo el país se sumergieron en dolor y tristeza, las personas que se encontraban orando por la recuperación del comandante, inundaron sus ojos de lágrimas y un gran silencio invadió cada rincón de Venezuela, en horas el dolor y desespero, se convirtió en una consigna ¡Yo soy Chávez!

Un desfile militar y una ceremonia en el cuartel donde yace el cuerpo del comandante supremo y eterno Hugo Chávez Frías, marcan este miércoles las conmemoraciones del primer aniversario de la muerte del líder Revolucionario. El rostro o los ojos pintados sobre paredes o franelas -del carismático líder- acompañan a los venezolanos desde cada calle de este hermoso país.

El despertar de la conciencia integracionista en América Latina tiene en el líder revolucionario Hugo Chávez Frías un luchador de excepción. Su concepción del ideal de independencia lo vertió como agua fresca en cada rincón de Latinoamérica y el Caribe, renovando el sentido de unidad de los pueblos del continente.

Pocos líderes logran un sitial global, y remontar ese liderazgo más allá de los tiempos, pero Hugo Chávez lo logró enfrentando dificultades, poderes, saboteos, coyunturas históricas e innumerables pruebas electorales. Nacido en el seno de una familia numerosa, sembró de la mano de su abuela Rosa Inés los primeros pasos de una relación cercana, franca y amorosa que marcarían todos los afectos de su vida.

Desde su aparición en la escena pública venezolana con su determinante “por ahora”, fue cultivando un chavez-medico2proyecto de país que luego materializó en la Revolución Bolivariana. El alcance de su nombre fue más allá de los sucesos del 4 de febrero de 1992. Para ese entonces, una abrumadora mayoría de los venezolanos se identificó inmediatamente con el Comandante de la rebelión militar y se desató un espíritu nacionalista nunca antes visto.

Su carisma, el sello puramente venezolano que marcó su estilo, su buen humor y la honestidad con la que expresó todo cuanto había que analizar en el mundo de hoy, caracterizaron su presencia en la escena política internacional.

Hombre de pueblo, soldado, Presidente, Líder Internacional y por encima de todo comunicador, Hugo Chávez Frías estableció un estilo de liderazgo único en Latinoamérica y el mundo, sustentado esencialmente en su amor infinito por Venezuela.

Y fue en ese “más que amor, frenesí”, el que movió cada uno de sus pasos desde la niñez feliz en los llanos venezolanos hasta la juventud inquieta que en la lectura voraz encontró un espacio para alimentar sus sueños de cambios profundos para la tierra de Bolívar, para el continente que soñó el Libertador.

Hoy, a un año de tu partida Venezuela te agradece el rescate de la autoestima nacional. El venezolano esculpió su Bolivarianismo con el esfuerzo y reconocimiento de tu incansable trabajo, fe, constancia en el pueblo y en tu inmenso poder de sanación colectiva y ancestral.

“Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó”, cantaba con orgullo y fuerza al inicio de cualquier acto público. El himno lo entonaba con pasión, mientras su incontable público le hacia el coro. Nunca antes la canción que nos identifica a todos como venezolanos había sido reivindicada con tanto fervor. El responsable: Hugo Rafael Chávez Frías.

Continúa el viaje camarada…

Vanessa Bracho (Prensa SAHUM)

Show Buttons
Hide Buttons