LA INFECCIÓN EN LOS RIÑONES MUCHAS VECES NO PRESENTA SÍNTOMAS

La infección renal es un tipo de infección de las vías urinarias que, generalmente, comienza en la uretra o en la vejiga y sube hasta uno o ambos riñones’.

“Un niño de ocho años llegó al Servicio de Nefrología, ingresado con tumor renal derecho y los hallazgos trans-operatorios reportaron que el paciente lo que tenía era una pielonefrosis (infección renal). Lo que llamó la atención fue las condiciones únicas del paciente, sin fiebre, en muy buenas condiciones. Por eso, decidimos la presentación del caso”.

Quien así lo declara es la Nefróloga, Sahily Morales, encargada de realizar la ponencia denominada “Caso Clínico: Lesión Ocupante de Espacio Renal”, del Servicio de Cirugía Pediátrica “Dr. Darío Montiel Villasmil” durante las Jornadas Científicas “Beatriz Rosales Socorro”, con motivo del 61 Aniversario del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo, SAHUM.

 

EL MENOR PRESENTABA CONDICIONES GENERALES ESTABLES

Apoyada en imágenes con datos y fotografías del caso, explicó que el paciente pediátrico, proveniente de la Sierra de Perijá, fue ingresado al hospital con diagnóstico de Tumor Renal Derecho “el niño presentaba unas condiciones generales estables, sin fiebre, hidratado, con ligera palidez cutáneo mucosa. Al ser sometido a exámenes intrahospitalarios se realiza un nuevo ecograma. Los resultados concluyen que el  riñón derecho está aumentado de tamaño, en probable relación de pielonefrosis -que según la literatura médica- consiste en presencia de material purulento en la vía excretora”, explicó.

 

 

EL DOLOR LUMBAR LA PRIMERA SOSPECHA

La pielonefrosis, se explica como dilatación de la pelvis y los cálices renales, que son unas estructuras que están en nuestros riñones y suele producirse por una obstrucción y/o infección que hace que se forme líquido purulento, puede ir acompañado con debilidad, sudoración o palidez “es frecuente que aparezca dolor en la región lumbar (parte baja de la espalda) que puede irradiar hacia los genitales. La orina suele ser patológica (turbia) y la micción (orinar) dolorosa, suele acompañarse de fiebre y una sensación de malestar generalizado”, detalló.

 

 

LA DECISIÓN FUE OPERAR

El equipo médico de nefrología, decide habilitar el turno quirúrgico para operar “Hidronefrosis grado IV”, enfermedad que se caracteriza por un exceso de líquido en un riñón, debido a la acumulación de orina, provoca una grave infección; que en esta caso ameritó, la intervención quirúrgica del riñón derecho “se realizó una Nefroureterectomía; es decir, la extirpación quirúrgica del riñón y del uréter” explicó.

 

 

 

RESULTADO EXITOSO

Cuenta la ponente que el resultado fue todo un éxito “el niño responde al posoperatorio con indicadores bastante alentadores: tensión arterial dentro de los límites normales; cultivo de secreción negativo (examen para identificar microorganismos en la uretra). La uretra es el conducto que drena la orina desde la vejiga); ceden los picos febriles; creatinina 1.0 mg/dl (dentro de los valores normales), este examen se hace para ver qué tan bien están funcionando los riñones; y los resultados de la hematología la declaran dentro de límites normales”, expuso.

Un proceso con resultado exitoso que hoy permiten al niño que ingresó -sin evidentes síntomas de pielonefrosis- disfrutar de una vida con estándares de calidad y buena salud, finalizó.

 

 

 

09-12-2021

Redacc: María Elena Araujo/ Fotos: Yosmari Vera

Prensa SAHUM.