DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

En el Día Mundial de la Alimentación, se hace una invitación  a la población a tomar conciencia sobre su salud, partiendo de una dieta balanceada, compuesta por un alimento de cada grupo,  rica en vitaminas y  nutrientes.

Redacción: Lcda. Lina Vielma / Diseño Gráfico: Lcdo. César Rangel

Proclamada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) un 16 de Octubre de 1979 para fomentar la unión entre las personas, apelando a la solidaridad en función de la radicación del hambre, la desnutrición, la pobreza y el descarte de trastornos alimenticios.

El lema elegido para este año es “Dietas saludables para un mundo sin hambre”,  destinado a orientar la ingesta en la población de alimentos variados, altos en nutrientes y de fácil adquisición, que generen la energía necesaria para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Es recomendable…

Licenciada Laura Lorbes, Jefe de Nutrición y Dietetica

Al momento de consumir alimentos, no se trata solo de eliminar por completo  el consumo de grasas saturadas o de carbohidratos, por el contrario, si se pueden consumir. Solo se debe ser prudente en cuanto a la “proporción, cantidad, frecuencia y horas en que se consumen los alimentos” explicó la licenciada Laura Lorbes, jefe del Servicio de Dietética y Nutrición del Hospital Universitario de Maracaibo.

Asimismo -refirió la Lcda Lorbes- es importante ser ingeniosos y cautelosos en la preparación de la comida, recomendando disminuir el consumo excesivo de sal, aceites o azucares en los platos o bebidas que se ingieren. Por ejemplo si comparamos dos platos con los mismos ingredientes el resultado puede ser diferente según la forma de preparación siendo bajos y altos en calorías. Tal es el caso de un plato de plátano cocido con una ensalada aderezada con aceite en comparación con un plato de tajadas de alto contenido calórico.

Nutrición = Salud

La buena alimentación está en nuestras manos.  Aprovechar la condiciones agropecuarias y pesqueras  de nuestro estado, facilita que podamos consumir pescados ricos en fosforo, frutos o vegetales como la yuca, aguacate, mango, níspero, zapote, naranja, granadas, limones.  Estos alimentos poseen un alto valor nutritivo que permiten evitar una desnutrición en niños,  adultos, y adultos mayores.

La carencia de ciertas vitaminas, como por ejemplo la A, el yodo y hierro en el cuerpo constituye uno de los principales desencadenantes asociados al hambre oculta, término utilizado por los especialistas para referirse la falta de micronutrientes en el cuerpo impidiendo al individuo su pleno desarrollo físico, intelectual y social, principal causa de amenazas de la salud pública a nivel mundial.  Situaciones en lo que es recomendable “acudir a los especialistas para una evaluación de los niveles de bioquímica para evitar o controlar los valores y prevenir diabetes o hipertensión”, puntualizó Lorbes.

Show Buttons
Hide Buttons