La malaria cero empieza conmigo: 25 de Abril Día Mundial del Paludismo

El 25 de abril se conmemora el Día Mundial del Paludismo, instituido por los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2007 y es la ocasión para hacer notar la importancia de invertir en la prevención y el control de la enfermedad y en mantener el compromiso político con este objetivo. El lema de este día para 2019 y los años siguientes es: La malaria cero empieza conmigo.

Texto: Lcda. Whitney Urdaneta Ocaña / Fotos: Archivos Digitales

Desde el año 2000, la prevención del paludismo ha tenido un importante papel en la reducción del número de casos y de muertes, fundamentalmente a través de la expansión del uso de mosquiteros tratados con insecticidas y del rociado de interiores con estos productos.

La ampliación de la prevención está dando resultados. Según las estimaciones más recientes de la OMS, muchos países con transmisión continua de la enfermedad han logrado una reducción significativa de la carga de la enfermedad. A escala mundial, los nuevos casos de paludismo se han reducido en un 21% entre 2010 y 2015. En este mismo periodo de 5 años, las muertes por paludismo han disminuido en un 29%.

¿Qué es el Paludismo?

El paludismo o malaria es una enfermedad causada por parásitos del género Plasmodium que infectan los glóbulos rojos de la sangre o eritrocitos. Debido a esto, el paludismo puede producir anemia e inflamación del hígado y el bazo. Si la infección no se trata a tiempo, pueden presentase complicaciones hasta llegar a un cuadro severo, afectar otros órganos y en algunos casos provocar la muerte.

Estos parásitos se transmiten al ser humano a través de la picadura de mosquitos infectados, sobre todo entre el anochecer y el amanecer. No todos los mosquitos pueden transmitir paludismo, solo los que pertenecen al género Anopheles.

El paludismo puede ser causado por diferentes especies de parásitos del mismo género: Plasmodium falciparumPlasmodium vivaxPlasmodium malariae y Plasmodium ovale; siendo más frecuente el paludismo por P. vivax y por P. falciparum, siendo este último el más mortal. Según la OMS, en los últimos años también se han reportado casos humanos por P. knowlesi, un parásito del mono que aparece en zonas boscosas de Asia Sudoriental.

Los síntomas del paludismo aparecen a los 7 días o más de la picadura del mosquito transmisor y pueden incluir fiebre, escalofrío, dolor de cabeza, de cuerpo, muscular, náuseas y ocasionalmente vómito. El diagnóstico de esta enfermedad se realiza analizando una muestra de sangre.

Para tratar el paludismo, actualmente se sugiere utilizar una combinación de medicamentos para eliminar en poco tiempo la infección en la sangre, evitar infecciones recurrentes y evitar las consecuencias clínicas. La combinación de los medicamentos debe tomar en cuenta diversos aspectos, como la especie de plasmodio que causa la infección, la sensibilidad de los distintos estadios y la resistencia del parásito a los fármacos.

¿Quiénes se pueden infectar más fácilmente?

Los viajeros internacionales podrían hallarse expuestos a la infección por el paludismo en 87 países del mundo que, en su mayor parte, se concentran en África, Asia y América.

La OMS estima que en el año 2017 hubo 219 millones de casos de Paludismo en todo el mundo, de las cuales 435 mil personas murieron a causa de la enfermedad, la mayoría de ellas niños menores de cinco años en África Subhariana.

En este mismo año, en los países latinoamericanos también se reportaron casos, siendo Venezuela el país con mayores casos de Paludismo (411.586 casos).

El objetivo principal de esta fecha es reducir la tasa de incidencias de casos de Paludismo y la mortalidad en un 90%, como mínimo, eliminar la malaria en al menos 35 países y prevenir que la enfermedad se instale nuevamente en aquellos que ya no existe.

Show Buttons
Hide Buttons