Los mimos hicieron reir a los niños con sus morisquetas