Doctor Nerio Inciarte Fonseca: Padrino Epónimo del 57 Aniversario del SAHUM y de las Jornadas Científicas 2017

Dr. Nerio Inciarte, Padrino Epónimo del 57 Aniversario del SAHUM y de las Jornadas Científicas 2017Han transcurrido 49 años de aquella graduación como médico que por diversas razones casi lo obligan a dejar de lado su mayor pasión: la Ginecobstetricia.

Se trata del doctor Nerio José Inciarte Fonseca, a  quien en el Quincuagésimo Séptimo Aniversario del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo se le reconoce su fructífera, dedicada, honesta y humana labor, designándolo Padrino Epónimo del Gigante de la Salud del Occidente Venezolano y de las Jornadas Científicas 2017.

Nerio José Inciarte Fonseca, maracaibero y luciteño de pura cepa, nació en la calle San Benito (diagonal a la Bomba “La Calzada”, y a 70 metros de donde nació “El Bolerista de América” Felipe Pirela), según sus propias palabras. Dueño de la jocosidad y ocurrencia característica del colorido barrio Empedraero, se le nota a gran distancia el ferviente apego por sus orígenes y su ciudad natal. Hijo de Esteban Inciarte  y  María Benedicta Fonseca de Inciarte (de oficios del hogar). A los 17 años quedó huérfano de padre, y a partir de ese momento, sin recursos y siendo el mayor de los hijos, tuvo la necesidad de ponerse al frente de la familia. “Me gradué de bachiller y nunca reparé ninguna materia. Ya en la Universidad  -que quedaba en la Ciega-  fue difícil esa etapa de mi vida, muchas veces no tuve para los pasajes y me tocaba caminar 8 kilómetros diarios. Me casé de 27 años y tengo dos hijos: un varón, médico obstetra también y una hembra abogada. Tengo de casado 56 años, 7 meses y 14 días”, comentó con su ingeniosidad que siempre le acompaña.

Tropiezos que estimularon al logro

Inciarte, le atribuye su pasión por la medicina a un señor vecino a su casa, que lo enseñó a colocar inyecciones  -oficio por el cual le pagaban 1 bolívar cada vez que le tocaba aplicar una hipodérmica-  mejor dicho, ampolleta, en perfecto maracucho. “A mí me gustaba la medicina desde los 14 años, a esa edad ya me pagaban 1 bolívar por inyección. Me enseñó un señor que vivía por la casa y me entrenó para que yo le hiciera las guardias. Eso fue en los años 50”. En la década de los 50 no todas las familias estaban en capacidad de enviar un hijo a la universidad, no todas las madres coronaban la frase “mi hijo el doctor”.

Tuvo el joven Inciarte muchos tropiezos que le hicieron pensar, en seguir o no seguir su amada carrera “hasta trabajé en el tráfico, en la línea del Milagro y en mecánica con un tío para ayudar en mi casa”.

"La Maternidad es el sitio donde he vivido los mejores momentos de mi vida"

“La Maternidad es el sitio donde he vivido los mejores momentos de mi vida”

Inició sus estudios en 1959 “debí  graduarme en el 65 pero tuve inconvenientes e insistí, hasta que me gradué el  20 de noviembre de 1968, esa era mi meta. Entré a la Maternidad al otro día  21 de noviembre”. No he trabajado en ningún otro hospital, nada más aquí. Fui ascendiendo de Residente a Interno, y de allí a Jefe IV.

“Mi pasión y mí legado más valioso es transmitir mis conocimientos de 49 años como obstetra”.

Enemigo acérrimo de los que se las dan de “sabelotodo”, de la “echonería” y de la falta de humildad, dijo atender a más de 40 niños diarios “En mi época nacían de 45 a 46 niños diarios. No existían el Hospital Materno “El Marite”, el “Cuatricentenario”, ni el Materno de San Francisco. Yo atendí los primeros sextillizos de América. Atendí a la madre y a los sextillizos también” Siente mucha satisfacción y orgullo cuando coincide con pacientes con hijos de 30 y 40 años que lo recuerdan “es muy agradable eso de tropezarse con pacientes que atendí, y que actualmente tienen en sus hijos, hombres y mujeres hechos y derechos”. Al doctor Inciarte puede considerársele integral en su faceta como docente, porque su legado no solo es a nivel de obstetricia; sino que escala alturas insondables del saber humano, moral, ético, de conducta y personalidad intachable e irreductible “Mi labor docente la llevo a cabo fundamentalmente como profesor universitario; en el área de Pabellón, enseñando el proceso de parto natural o quirúrgico, siempre viendo que todo esté bien hecho. Se  aprenden cosas que se deben transmitir. A ninguna mujer le corto las trompas cuando solo tienen un hijo”.

Júbilo y celebración de parte de sus pupilos

Inciarte con parte de sus pupilos Dres. Jorge Marín, María Díaz, Carla Hummel y Cristian Iriarte.

Inciarte con parte de sus pupilos Dres. Jorge Marín, María Díaz, Carla Hummel y Cristian Iriarte.

La amena entrevista del doctor Nerio Inciarte, padrino epónimo del Hospital Universitario en su 57 Aniversario, se convirtió en una pre-celebración con la presencia de sus queridos pupilos, quienes manifestaban el gozo por la selección de quien fuese su guía, mentor y maestro. Rememoró el obstetra a los pupilos que en esta casa de salud y saberes absorbieron sus conocimientos profesionales y su sapiencia, acerca de las virtudes que debe destellar un profesional dedicado a la salud del prójimo.

Presente la doctora María Díaz, Jefa de la Unidad de Ginecobstetricia del SAHUM,  refirió: “Siempre ha llegado a las 7 y media de la mañana, todos los días. Es disciplinado, correcto y dedicado, ha sido el único jefe que entraba a pabellón todos los días aunque estuviera enfermo o con problemas; siempre ha estado aquí, y quien quiera ver una cesárea artística, tiene que ver operando a Inciarte”.

El doctor Inciarte valora y aprecia al ser humano por encima de todas las cosas; y en su platicar se percibe el profundo amor por sus sucesores, que se enorgullecen de su legado. “María Díaz fue mi alumna en el servicio, al igual que Carla Hummel, Cristian Iriarte, Fuad Harraka, Noris Chirinos, Delimiro González, Mervin Ferrer, Carlos Fonseca y Jorge Marín… eso me llena de gozo y satisfacción, todos ellos fueron mis residentes.

Reconocimiento a su trabajo, enseñanzas y don de gente

El Doctor Samuel Viloria, Director General del SAHUM, lidera la Celebración del 57 Aniversario del SAHUM y las Jornadas Científicas 2017.

El Doctor Samuel Viloria, Director General del SAHUM, lidera la Celebración del 57 Aniversario del SAHUM y las Jornadas Científicas 2017.

Intervino en este ameno momento el doctor Nixón Villanueva, Director de Docencia e Investigación del SAHUM para informar: “en la oportunidad del Quincuagésimo Séptimo Aniversario del hospital piloto del occidente venezolano, el doctor Nerio Inciarte es poseedor de la talla y calidad del mejor profesional de las Ciencias de la Salud; es por esta razón que el Comité Organizador de este evento, bajo la tutela del doctor Samuel Viloria, Director General del SAHUM, decidió nombrar en este Aniversario y Jornadas Científicas 2017, como Padrino Epónimo, al doctor Nerio Inciarte Fonseca; por sus méritos académicos, humanos, de tiempo, profesionales, de sensibilidad. Reconocimiento éste bien adjudicado, a quien dedicó y continúa consagrándose, durante toda una vida, a traer al mundo con beneplácito a zulianos desde hace más de 40 años.

El 18 de Noviembre de 1960 fue inaugurado el Gigante de la Salud del Occidente Venezolano. sirviendo a Venezuela y países circunvecinos

El 18 de Noviembre de 1960 fue inaugurado el Gigante de la Salud del Occidente Venezolano. sirviendo a Venezuela y países circunvecinos

El doctor Inciarte a sus 76 años está jubilado formalmente desde 2012 pero continúa activo, en el Postgrado de la Facultad de Medicina de LUZ y en el Pabellón de la Maternidad “Dr. Armando Castillo Plaza” (MACP) formando profesionales de la Ginecobstetricia. El 21 de este mes cumplirá 49 años de ejercicio profesional.

El doctor Inciarte no concibe la normalidad de su vida apartando la Castillo Plaza “es el sitio donde he vivido los mejores momentos de mi vida. Me enseñó a ser honesto, consciente de las cosas que hago, el respeto por el paciente, el ser entendido, el ser ayudado; además representa una gran parte de mi vida”.

Para el flamante “Padrino Epónimo” del 57 Aniversario del SAHUM y las Jornadas 2017 la dignidad de la paciente está por encima de todas las cosas; al igual que por su familia, por sus estudiantes, por lo honesto y lo correcto; por la vida y por sus raíces, que tanto influyeron en su prolífica existencia, son su apostolado. Enhorabuena!.

Show Buttons
Hide Buttons