Dr. Domingo Perozo: “Usar hisopos en los oídos provoca tapones de cerumen e infección”

El Servicio de ORL del SAHUM atiende frecuentemente consultas por oídos tapados con cerumen, dolor e infección.

El Servicio de ORL del SAHUM atiende frecuentemente consultas por oídos tapados con cerumen, dolor e infección.

Maracaibo. (Prensa SAHUM) “Lo peor que puede hacer una persona es manipular el conducto auditivo externo con hisopos, o con cualquier otro tipo de objeto, ya que esto lleva directo a provocar acumulaciones de cerumen (tapones) e infecciones que pueden traer graves consecuencias a este importante órgano de la audición”. Así lo advirtió Domingo Perozo, médico residente del último año en la especialidad de Otorrinolaringología (ORL), del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM).

Oído desprotegido

Perozo explicó que el conducto auditivo externo produce un aceite ceroso denominado cerumen, el cual protege el oído de polvo, partículas extrañas y microorganismos; y además, aisla el conducto auditivo externo de la irritación producida por el agua.

“En circunstancias normales, el cerumen en exceso se desplaza de manera natural fuera del conducto auditivo externo, hacia la abertura del oído, y luego se lava. Cuando las glándulas producen más cerumen del necesario, es posible que se endurezca y obstruya el oído. Cuando una persona se limpia los oídos, puede empujar accidentalmente el cerumen hacia adentro y provocar una obstrucción”, indicó.

Domingo Perozo, médico residente del último año en la especialidad de ORL del SAHUM.

Domingo Perozo, médico residente del último año en la especialidad de ORL del SAHUM.

Destacó que la acumulación de cerumen es un motivo frecuente de pérdida temporal de la audición. “Algunas personas son propensas a producir demasiado cerumen y al utilizar hisopos, horquillas para el pelo u otros objetos para sacar el cerumen del conducto auditivo externo puede empujarlo más adentro y provocar una obstrucción”.

Mejor con el especialista

El Servicio de ORL del SAHUM se ve una consulta muy frecuente: oídos tapados por cerumen, dolor e infección. “Entre 20 a 30 pacientes mensuales atendemos con esos signos característicos”, aseguró el galeno.

Según el especialista, el tratamiento suele ser rápido e indoloro y puede utilizarse dos métodos para la limpieza o lavado de oídos: con instrumentos o con equipo de aspiración. Ambas modalidades retiran restos de secreción y piel.

Entre los signos de la acumulación de cerumen se incluyen los siguientes: pérdida de la audición repentina o parcial (generalmente temporal), zumbido en los oídos, sensación de presión en el oído, dolor. Si no es retirado el cerumen que se acumula puede ocasionar una infección.

Se recomienda consultar al médico si se tiene síntomas de infección, por ejemplo: dolor intenso en el oído o dolor que no disminuye, secreción del oído, fiebre, pérdida de la audición persistente, mal olor proveniente del oído y mareos.

Los especialistas recomiendan acudir al médico cuando sienta alguna incomodidad en los oídos.

Los especialistas recomiendan acudir al médico cuando sienta alguna incomodidad en los oídos.

Entre otras recomendaciones se encuentran: evitar la manipulación del oído con hisopos, ganchos de pelo, llaves; entre otros, para evitar la formación de tapones, infecciones y hasta sordera y limpiar el pabellón auricular utilizando una toalla, luego del baño o de lavarse el cabello.

Show Buttons
Hide Buttons