Asegura especialista del SAHUM: excesiva exposición al sol genera graves enfermedades en la piel

Briceño, Jefa del Servicio de Dermatología del SAHUM

Maracaibo 29. 03. 2017 (Prensa SAHUM) Se aproxima el asueto de la Semana Santa o Semana Mayor; y como es costumbre para la mayoría de los venezolanos, dicha zafra no está dedicada precisamente al recogimiento y contemplación religiosa; sino muy al contrario, esta fecha está considerada como la mayor válvula de escape para la rutina y el estrés. La Jefa del Servicio de Dermatología, del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) doctora Tatiana Briceño, alertó acerca de los altos riesgos que corren los vacacionistas al exponer indebidamente su piel a los rayos solares.

Todo en exceso es dañino

Explicó la Jefa de Dermatología del SAHUM: “si bien es cierto que tomar sol tiene propiedades saludables, también es muy cierto que al hacerlo en exceso puede ser contraproducente en la mayoría de los casos. Exponernos al sol activa muchas funciones corporales necesarias, pero cuando ya la persona se excede, la radiación puede detonar patologías muy graves”, dijo.

La piel requiere un cuidado antes, durante y después de exponerla al sol. Muchos son los efectos que el exceso de sol puede llegar a tener en la piel, desde la simple quemadura solar a la aparición de arrugas, lunares, manchas; e incluso el desarrollo de un cáncer de piel. Por ello, es muy importante no pasar por alto ni un momento la importancia que su protección y cuidado ideal tiene, para prevenir que aparezcan este tipo de dolencias. Antes de lanzarse a tomar el sol se debe preparar la piel aumentando la ingesta de agua y de vitaminas con frutos y verduras como las zanahorias o las cerezas que proporcionarán los betacarotenos necesarios para proteger la piel de las agresiones externas. Pero no solo hay que tomar medidas desde dentro; sino que por fuera es necesario resguardar la piel, mediante el uso de protectores solares que deben aplicarse cada 2 o 3 horas.

La mejor hora para asolearnos

Prosiguió la doctora Briceño “sea en la playa, montaña u a otro lugar al que acudan los vacacionistas siempre deben evitar exponerse al sol sin protección adecuada; entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que en ese intervalo de tiempo es cuando las radiaciones ultravioletas A y B son más intensas; siendo que la radiación A es la más perjudicial para la piel generando quemaduras severas –que mucha gente ignora- llegando inclusive a formarse edemas en la piel que luego pueden llegar por acumulación de radiaciones a convertirse en enfermedades crónicas arriesgándose a adquirir cáncer”, señaló.

Continuó aconsejando: “no debemos olvidar la crema protectora es una protección imprescindible para evitar las radiaciones nocivas; ya que siempre es necesaria aunque la temperatura sea suave y el cielo esté cubierto. Los factores de protección que elegiremos serán elevados independientemente del tipo de piel que tengamos. Junto a esto es necesario que no nos apliquemos colonia ni perfume, no usemos maquillaje y tendremos especial cuidado con los lunares de la piel, pues necesitarán una mayor protección, para evitar en esta temporada consecuencias ingratas”, finalizó.