3 de diciembre: Día Internacional de las Personas con Discapacidad

La protección a la los discapacitados se hizo Ley

La protección a la los discapacitados se hizo Ley

Maracaibo 03.12.2015 (Prensa SAHUM) En 1992, al concluir el Decenio de las Naciones Unidas para las Personas con Discapacidad (1983-1992) la Asamblea General proclamó el 3 de diciembre “Día Internacional de las Personas con Discapacidad”. Durante el Decenio se promovió la toma de conciencia y la adopción de medidas para mejorar la situación de las personas con discapacidad, así como para lograr igualdad de oportunidades. Posteriormente, la Asamblea hizo un llamamiento a los Estados Miembros para que celebrasen el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, con miras a fomentar la integración en la sociedad de las personas con esta condición.

Venezuela en activa iniciativa en favor de los discapacitados

A partir de la llegada de la Revolución Bolivariana, encarnada en la figura del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, este sector de la población se hizo visible, adquirió protagonismo y se incorporó activamente a la sociedad. La Constitución Bolivariana, en su artículo 81 otorgó el derecho al ejercicio pleno y autónomo de sus vidas en Venezuela. Esto es Ley.

La escasa o nula participación de las personas con discapacidad en el diseño de las políticas públicas se convirtió en un mal recuerdo, entre muchos otros, de la denominada cuarta república. Con la instauración del proyecto socialista el vuelco fue vertiginoso en todos los ámbitos, pero muy especialmente en materia de discapacidad. Antes de la llegada de la revolución, los venezolanos y venezolanas con discapacidad contaban con la Ley para la Integración de Personas Incapacitadas y el Consejo Nacional para la Integración de Personas Incapacitadas.

El presidente Chávez en defensa de los discapacitados

El presidente Chávez en defensa de los discapacitados

De entrada, tanto la ley como el organismo tenían las alas cortadas para trascender la visión asistencialista y de caridad, producto de la denominación inhumana con que designaban al sector que padecía alguna discapacidad. A partir de entonces esta población se hizo visible, diga y justamente tratada. En el pasado si bien otorgaban algunos beneficios, estas personas eran vistas como seres enfermos, sin capacidades de ningún tipo o, peor aún, como inválidos o minusválidos, términos asociados a la carencia de valor, y como tal eran tratadas.

Cambio de escenario, cambio de vida

Pese a que la ley establecía obligaciones que favorecían al sector, no estaban previstas sanciones para quien no las cumpliera, lo cual convertía el texto legal en letra muerta. El escenario comenzó a cambiar una vez fue aprobada la Constitución Bolivariana, la cual reconoció en su artículo 81 el derecho al ejercicio pleno y autónomo de las capacidades de este sector de la población.

“El Estado, con la participación solidaria de las familias y la sociedad, les garantizará el respeto a su dignidad humana, la equiparación de oportunidades, condiciones laborales satisfactorias, y promueve su formación, capacitación y acceso al empleo acorde con sus condiciones, de conformidad con la ley” es parte de dicho articulado constitucional. La conquista de espacios, sin duda, arrancó con la aprobación de una constitución que por primera vez recogió un articulado en beneficio y reconocimiento de las personas con discapacidad; no obstante, esa nueva ética estaba aún muy incipiente y la herencia de aquella cuarta república apuntaba más hacia la apariencia que hacia los valores. La nueva legislación, por su parte, estableció la inclusión laboral de las personas con discapacidad, quienes desde entonces deben constituir un 5% de las empresas públicas, privadas o mixtas, en contraste con el 2% que se estipulaba anteriormente.

El SAHUM dignifica la vida de los discapacitados

Tema para 2015: «La inclusión importa: acceso y empoderamiento para personas con todo tipo de capacidad» y en este aspecto el Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) cuenta con una cantidad de empleados que aun teniendo condición de discapacitado se desenvuelven en diferentes áreas y desempeñan un valioso trabajo en el gigante de la salud, otorgándoles dignidad como personas, haciéndolos sentir útiles y vitales.

Promoviendo el fortalecimiento se crean oportunidades reales para la gente, se potencian sus habilidades y se les ayuda a establecer sus prioridades. El empoderamiento implica invertir en las personas en empleos, salud, nutrición, educación y protección social. Cuando ocurre eso, están mejor preparadas para aprovechar oportunidades, se convierten en agentes de cambio y pueden asumir con más preparación sus responsabilidades cívicas.

Se calcula que mil millones de personas en el mundo viven con discapacidad y enfrentan muchas barreras para que se las incluya en aspectos sociales clave. A consecuencia de ello, no disfrutan del acceso a la sociedad de igual forma que otros, incluido en áreas como el transporte, el empleo, la educación y la vida política y social. El derecho a participar en la actividad pública es esencial para crear democracias estables, para una ciudadanía activa y para reducir las desigualdades sociales.

Los subtemas para este Día Internacional en 2015 son: Hacer las ciudades inclusivas y accesibles para todos, mejorar los datos y estadísticas sobre discapacidad e incluir a personas con discapacidad invisible en la sociedad y el desarrollo.

Texto: Natacha Acosta O.

Fotos: Archivo

 

Show Buttons
Hide Buttons