Asegura especialista del SAHUM: control prenatal puede prevenir la preeclampsia y la eclampsia

Servicio de Gineco-Obstetricia Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza del SAHUM

Servicio de Gineco-Obstetricia Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza del SAHUM

Maracaibo, 01.08.2015 (Prensa SAHUM).- “La preeclampsia es la hipertensión arterial que afecta a la mujer durante el embarazo, por lo general, después de la semana número 20, aproximadamente al quinto mes de gestación. Se puede dividir en preeclampsia leve o severa, dependiendo de las cifras arteriales que tenga la paciente”, así lo explica la doctora Carla Hummel, Adjunta a la Dirección de Atención Médica y Especialista en Ginecología y Obstetricia de la Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza, asdcrita al Hospital Universitario de Maracaibo.

Cabe destacar, que el Servicio de Gineco-obstetricia (Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza) del Hospital Universitario de Maracaibo, bajo la gestión del doctor Samuel Viloria, impulsa políticas de atención integral y gratuita a la mujer, donde se le atiende antes, durante y después del embarazo, a través de consultas de planificación familiar, control prenatal y postnatal y la atención de diversas patologías desde las más simples a las más complejas, cumpliendo con los lineamientos del Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Esta patología no se puede predecir

Dra. Carla Hummel, Adjunta a la Dirección de Atención Médica y Especialista en Ginecología y Obstetricia de la Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza del SAHUM

Dra. Carla Hummel, Adjunta a la Dirección de Atención Médica y Especialista en Ginecología y Obstetricia de la Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza del SAHUM

La doctora Hummel, continúa explicando que usualmente las embarazadas tienden a tener tensión arterial baja, pero cuando la tensión empieza a aumentar de 140/90 mm Hg, la mujer está padeciendo de preeclampsia. Esta patología no se puede predecir, sin embargo, es frecuente en edades extremas de la vida, en pacientes muy jóvenes (adolescentes) o en pacientes con más de 35 años; aunque también puede ocurrir fuera de este rango de edades.

La preeclampsia leve se presenta cuando la tensión es menor de 160/110 mm Hg; mientras que la preeclampsia severa se presenta cuando la tensión es igual o mayor de 160/110 mm Hg, la cual acompañada de otros síntomas como dolor intenso de cabeza y dolor en la parte alta del abdomen, puede complicarse y convertirse en eclampsia.

Según la doctora Hummel “La eclampsia no es más que la misma hipertensión arterial durante el embarazo, pero complicada con la aparición de convulsiones, no toda preeclampsia leve o severa desencadenan una eclampsia, aunque obviamente la severa es más propensa”.

Síntomas de alarma

Toda mujer embarazada, debe estar alerta ante los síntomas, que pueden ser indicios de una preeclampsia, entre ellos se encuentran: tensión arterial elevada, hinchazón en algunas partes del cuerpo (edema), presencia de proteínas en la orina (proteinuria), aumento de peso (más de tres o cuatro kilos entre consultas), dolor de cabeza intenso (cefalea), dolor en la parte superior del abdomen, alteraciones en la vista (visión borrosa, destellos) y aumento de los reflejos (hiperreflexia).

Ante dichos síntomas la paciente debe acudir de emergencia al médico, para realizarse el control respectivo y evitar las complicaciones o consecuencias de esta patología, puesto que la preeclampsia está dentro de las tres primeras causas de muerte materna a nivel nacional.

Recomendaciones

“La preeclampsia es una patología que no se puede prevenir, por ello, a toda mujer embarazada se le recomienda tener un adecuado y oportuno control prenatal, porque es la única forma de detectar alteraciones en la tensión arterial y otras patologías que puedan afectar la gestación, para de esta manera realizar los correctivos necesarios”, señaló la doctora Hummel.

Además, es recomendable mantener una alimentación balanceada, no excederse en el consumo de grasa, sal o azúcar, realizar ejercicios moderados y no incrementar su peso corporal en más de diez o doce kilos durante todo el embarazo.

La galena, también acotó que un gran porcentaje de pacientes quedan igualmente hipertensas después del embarazo, por esta razón, a la paciente que se le diagnostica con preeclampsia, no se puede ir tranquilamente a su casa, debe monitorear las cifras tensionales hasta al menos 12 semanas después del parto (aproximadamente tres meses), porque esa tensión a veces tarda en desaparecer, por lo cual debe acudir a controlarse con un médico internista que le coloque tratamiento y evitar así cualquier complicación a futuro.

“Hay que concientizar a todas las mujeres embarazadas, sobre la importancia de acudir al control prenatal, mediante charlas educativas y preventivas en todos los centros de salud, lo que ayudará a reducir los índices de mortalidad materna”, enfatizó la doctora Hummel.

Texto: Lcda. Olga Palacios

Fotos: Miguel Petrace