Según especialista del SAHUM: el tratamiento de hernias es quirúrgico

Tipos de hernias 2

Tipos de hernias 2

Maracaibo 14-08-2015 (Prensa SAHUM) “En el Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) cinco equipos de expertos cirujanos intervienen las hernias; tanto umbilicales como epigástricas e inguinales, que afectan         a algunas personas”. Así se refiere el doctor Daniel Piñango, médico cirujano del Servicio de Cirugía del SAHUM, al ser consultado en relación a los diferentes tipos de hernias que afectan a la población.

“La incidencia en nuestra región; y sobre todo en el Universitario, es igual que en cualquier otra parte del mundo. En el SAHUM el 85 por ciento de las hernias son inguinales y 15 por ciento se originan en otros orificios; el tipo más común es la epigástrica; las inguinales son más frecuentes en los hombres y en las mujeres prevalecen las epigástricas y umbilicales”, detalló.

“La hernia es una protrusión de órganos intrabdominales a través de un orificio natural, pueden ser: umbilicales, inguinales y epigástricas. No debe confundirse con una eventración o evisceración umbilical. Es un abultamiento a través de los músculos abdominales. La hernia podría contener tejido del abdomen, parte de un órgano (como el intestino) o líquido. Las hernias se deben usualmente a un hueco o a un área débil en los músculos de la pared abdominal. Esto puede ocurrir a cualquier edad, son más frecuentes en las mujeres que en los hombres”, señaló Piñango.

Diagnóstico y tratamiento recomendado

Doctor Daniel Piñango, del Servicio de Cirugía del SAHUM

Doctor Daniel Piñango, del Servicio de Cirugía del SAHUM

Lo usual es que el médico encuentre la hernia durante un examen físico. Su médico podría revisar y determinar si la hernia puede ser reducida (empujarla suavemente para regresarla al abdomen). Se requieren exámenes, como radiografías o un ultrasonido en el abdomen. Estos exámenes ayudarán a los médicos a decidir la forma de tratar la hernia.

El tratamiento requerido para tratar esta patología es la cirugía: La mayoría de los adultos que tienen hernias umbilicales necesitarán cirugía para repararlas. Siempre que sienta un nuevo dolor o sienta que éste empeora en el área de la hernia; en el peor de los casos es posible que se necesite una cirugía de emergencia si una vuelta del intestino queda atrapada en la hernia. “Las personas deben estar pendientes de un aumento de volumen local que aumenta con los esfuerzos físicos (levantar pesos), dolor local, encarcelamiento de hernia (se compromete la irrigación venosa) o estrangulamiento de hernia (se compromete seriamente la irrigación arterial y venosa)”, informó el doctor Piñango.

El tratamiento –prosiguió- es netamente quirúrgico y existen tres formas de intervención, como lo son: la técnica de tensión, técnica sin tensión y por vía laparoscópica y lo más importante con este tipo de patología es el observar un correcto postoperatorio de por lo menos tres meses. En el SAHUM el paciente debe dirigirse a Triaje de orientación, de allí es remitido a un médico general que lo referirá al Servicio de Cirugía en donde médicos y residentes de primero a cuarto año lo valorarán y procederán a indicar la rutina preoperatoria, incluyendo la evaluación con el anestesiólogo. Finalmente, en quirófano será atendido por uno de los cinco equipos de cirujanos –de 8 a 10 miembros- que solucionará efectivamente esta patología.

Causas de las hernias

El origen de las hernias es multifactorial; el tabaquismo, la obesidad, el consumo de alcohol, los embarazos múltiples y también la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) -por los accesos de tos que causa- debilita el tejido y es señalada como causante de hernia al desencadenarse la alteración morfológica “al existir tejidos debilitados inmediatamente es susceptible el desarrollo de una hernia”, agregó.

“La línea Alba -estructura tendinosa que recorre de manera descendente la línea media del abdomen- el ombligo, el orificio inguinal, el crural (se encuentra por debajo del conducto inguinal) son los lugares más típicos, en donde se localiza una hernia”, señaló el doctor Piñango.

Continuó advirtiendo, que el abultamiento podría agrandarse cuando la persona se inclina, tose o se esfuerza al tener una evacuación intestinal. El abultamiento podría hacerse más pequeño y doler menos cuando se está acostado. Se podría tener dolor o ardor en el abdomen. El dolor podría empeorar al toser, estornudar, levantar algún objeto o estar de pie por largo tiempo. La piel que está sobre el abultamiento podría estar inflamada y rojiza, gris o azul.

Las hernias tienen su historia

Una hernia es una patología de generación que se conoce desde el año 1550 antes de Cristo. Desde la Antigüedad ha existido la preocupación por conocer y corregir los defectos asociados a la anatomía humana, incluida en ellos las hernias. Ya los médicos sumerios en Mesopotamia, en los registros quirúrgicos más antiguos que se conocen, hablaban de “herniotomía”.

Texto: Natacha Acosta O.

Foto: Miguel Petrace

 

Show Buttons
Hide Buttons