Dr. Samuel Viloria y personal del SAHUM: Feliz día a todos los abogados

Justicia

Justicia

Maracaibo 23-06-2015 (Prensa SAHUM) Hoy 23 de junio, es día del profesional del Derecho, sea propicia la ocasión para hacerles llegar a todos los profesionales del Derecho, en nombre del doctor Samuel Viloria, Director del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) la más calurosa felicitación hacia aquellas personas legalmente autorizadas para defender a sus clientes en juicio, representarlos o aconsejarlos.

Se trata de ese profesional que intercede para que dos partes lleguen a un acuerdo. E igualmente dentro de tantas definiciones de esta noble profesión se encuentra la figura del Defensor Público, el cual es asignado por un juez o un tribunal para defender o representar a la persona que carece de recursos económicos para pagar a un abogado particular.

Un poco de historia

La Abogacía es una profesión profundamente ligada a la historia de la humanidad, del derecho, de la justicia y del Estado. Surgió como consecuencia de una necesidad imperiosa de interpretar el cúmulo de normas emanadas de las costumbres sociales, de la moral y de la naciente ley. La aparición de la sociedad humana implicó simultáneamente la del derecho y, consecuentemente, la del abogado.
Grecia y Atenas jugaron un papel determinante en el desarrollo e incremento del ejercicio del derecho; en Atenas se fundó la primera escuela de juristas y Pericles fue su primer abogado.

El abogado en Latinoamérica

En América Latina, herederos de la tradición del derecho romano, encuentran sus más importantes antecesores en el período clásico de la antigua Roma. En esa época, había dos tipos de personas cuyos oficios estaban estrechamente relacionados con el sistema jurídico y que corresponden a los abogados de hoy: los advocati o causadici y los iurisconsulti o iurisprudenti. Ninguno de ellos tenía un título especializado ni cursaban estudios de leyes o derecho, pues no había instituciones encargadas de transmitir el conocimiento jurídico.

El advocati o el causadici, eran aquellos que asistían a otros en juicios públicos aconsejados por los iurisconsulti o jurisprudente en materia de derecho y las acciones que debían emprenderse. Los iurisconsulti o jurisprudente eran quienes aconsejaban no sólo a los abogados, sino a los jueces, a los funcionarios y a las partes sobre el contenido del derecho y de las acciones; también podían redactar documentos especialmente importantes.

Texto / Ilustraciones: Natacha Acosta O.


Show Buttons
Hide Buttons