Anestesiología: nuevas técnicas benefician procesos en quirófanos del SAHUM

Procedimiento delicado

Procedimiento delicado

Maracaibo 05-05-2015 (Prensa SAHUM) “En el Hospital Universitario de Maracaibo nos mantenemos actualizados en materia de nuevos fármacos para realizar el acto anestésico de manera segura y con menos costos”, así lo expresó la doctora Niria Matos, Jefa del Servicio de Anestesiología, del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM).

Igualmente explicó que analizando la evolución de la anestesia, nos encontramos con el advenimiento de nuevos fármacos que debidamente utilizados se convierten en aliados positivos en las intervenciones quirúrgicas “en los quirófanos del Hospital Universitario adoptamos la anestesia endovenosa, porque dentro de los avances de estos medicamentos sabemos que esta técnica permite que el paciente despierte más fácilmente, es menos riesgosa, abarata los costos y existe menor interacción con el resto de las drogas, las otras técnicas solas o combinadas también son utilizadas pero en menor grado”, dijo.

Es importante señalar que el Ministerio del Poder para la Salud promueve la optimización en la formación y actualización de especialistas médicos en las más novedosas técnicas utilizadas en los centros hospitalarios del país para continuar brindando excelente servicio a los y las pacientes.

Especialidad que posibilita la calidad de vida

La anestesiología es la especialidad médica dedicada a la atención y cuidados especiales de los pacientes durante las intervenciones quirúrgicas u otros procesos que puedan resultar molestos o dolorosos (endoscopia, radiología intervencionista, etc.) Asimismo, tiene a su cargo el tratamiento del dolor agudo o crónico de causa extraquirúrgica. Ejemplos de estos últimos son la analgesia durante el trabajo de parto y el alivio del dolor en pacientes con cáncer. La especialidad recibe el nombre de anestesiología y reanimación, dado que abarca el tratamiento del paciente crítico en distintas áreas como lo son la recuperación postoperatoria y la emergencia, así como el cuidado del paciente crítico en las unidades de cuidados intensivos o de reanimación postoperatoria. La especialidad médica de la medicina intensiva es un brazo más de la anestesiología.

Historia de los anestésicos

En los últimos 150 años, la anestesiología ha evolucionado desde el peligroso éter y el cloroformo hasta modernos y más seguros compuestos químicos. El hacer cirugías y procedimientos médicos sin que el paciente sienta dolor es un hito en la historia de la medicina. El que nos operen, nos saquen una muela o nos hagan una colonoscopía con anestesia es algo común y corriente. Sin embargo, este avance médico es relativamente reciente.

Históricamente, el extracto de ciertas plantas como el mandrake, el opio y la coca se usaban para combatir el dolor, pero era muy difícil conseguir la dosis correcta. El resultado fue pacientes que se despertaban en medio de una operación o pacientes que nunca despertaban. Entre 1840 y  1950, surgieron anestésicos como el éter, el cloroformo, la cocaína y la morfina. Según la anestesia ha ido mejorando, se han descubierto productos más seguros para el paciente y que producen menos efectos secundarios. También se han desarrollado modos para anestesiar sólo una parte de cuerpo, manteniendo al paciente alerta.  Otro avance en la anestesiología es la manufactura de compuestos químicos con efectos específicos según el problema médico, tales como adormecer sin que se pierda la sensación por completo, inmovilizar a un paciente aunque esté despierto, eliminar el dolor por completo o borrar la memoria del paciente.

“Los anestesiólogos somos los garantes de la seguridad del paciente”

doctora-Niria-Matos, Jefa del Servicio de Anestesiología del SAHUM

doctora-Niria-Matos, Jefa del Servicio de Anestesiología del SAHUM

El anestesiólogo es el profesional de la salud que conoce de anestésicos y sus dosis apropiadas según las circunstancias y el paciente “nuestra responsabilidad es fundamental ante el acto quirúrgico y la garantía de un buen resultado”, señaló la doctora Matos . El anestesiólogo tiene que estar cien por ciento (100%) atento a la presión sanguínea, niveles de oxígeno en la sangre, latidos del corazón, respiración y otros signos vitales del paciente. La vigilancia del anestesiólogo reduce los problemas y efectos secundarios del pasado y protege la salud del paciente. El futuro de la anestesiología luce prometedor; por ejemplo, recientemente un científico descubrió la razón genética por la cual las personas pelirrojas necesitan mucho más anestesia; así como también otro investigador descubrió un anestésico seguro que duerme a la persona por días en vez de horas, importante en el tratamiento del dolor crónico. “El centro de nuestra labor en el SAHUM es el restablecimiento y bienestar de los pacientes que confían en nuestro conocimiento y en nuestra responsabilidad como seres humanos que trabajamos venciendo  las enfermedades, y en ocasiones hasta a la muerte”, finalizó.

Texto e Ilustraciones: Natacha Acosta O.

Fotos: Miguel Petrace

Show Buttons
Hide Buttons