La deshidratación puerta abierta a muchas enfermedades asegura especialista del SAHUM

Dr. Mervin Urbina, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Sahum

Dr. Mervin Urbina, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Sahum

Maracaibo 26-03-2015 Prensa (SAHUM). La región zuliana se caracteriza por tener la mayor parte del año altas temperaturas; tanto que desde finales de marzo a principios del mes de diciembre pueden llegar a alcanzar hasta 46 grados centígrados. Así pues, y en perjuicio de la salud son muchas las personas que no toman las previsiones necesarias para manejar un enemigo que durante los meses calurosos se hace presente: la Deshidratación.

A combatir los malos hábitos

“En nuestra región zuliana y en toda Venezuela los malos hábitos alimenticios;  y otros factores de orden cultural, acentúan la deshidratación de las personas detonando la enfermedad en varios órganos del cuerpo”  quien así se expresa es el doctor Mervin Urbina, Jefe del Servicio de Medicina Interna, del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (Sahum). Prosiguió informando que la deshidratación es la alteración de agua y sales minerales en el plasma de un cuerpo; y esta se da por falta de ingestión de agua o por exceso de eliminación,  puede producirse por estar en situación de mucho calor  –sobre todo si existe mucha humedad-  ejercicio intenso, falta de bebida o una combinación de estos factores. La deshidratación también ocurre en aquellas enfermedades en donde esté alterado el balance hidroelectrolítico. El aumento de la temperatura ambiental sumado  a las conductas del zuliano incrementa el peligro de padecer deshidratación: El consumo de bebidas alcohólicas aumenta la tensión arterial, produce diuresis (aumento de la orina) además, si la persona está tomando medicamentos estos son bloqueados por el alcohol;  los refrescos aumentan la glicemia que a su vez produce más sed y más ganas de orinar al extremo de poner a la persona en estado prediabético; al consumir grasas estas incrementan la obesidad y por ende el aumento de los lípidos.

Qué hacemos mal y a qué órganos afecta la deshidratación

“No bien arranca el calor, el zuliano tiende a consumir bebidas espumosas y refrescos  dejando de tomar agua o sustituyéndola, de allí aparece el aumento de tensión arterial, resultan afectados el hígado, páncreas y el corazón.; en el hígado se acumulan grasas que impiden el metabolismo de lo que se consume; el páncreas se inflama y no produce las enzimas necesarias para la digestión y el corazón sufre las consecuencias  respondiendo con arritmias o infarto al miocardio” recalcó el doctor Urbina.

 Prosiguió detallando que los riñones -al existir deshidratación- son forzados produciendo orina a fin de eliminar las sustancias tóxicas; igualmente los síntomas de la deshidratación van desde sequedad de piel y mucosas, visión borrosa, hormigueo y adormecimiento de las manos, aumento de la sed, disminución de la diuresis (poco volumen urinario) hasta llegar a un total desequilibrio hidroelectrolítico.

Consecuencias y recomendaciones a la población

“Ya que se acercan los calores intensos y la época de la Semana Mayor, cabe recordarle a toda la población zuliana y venezolana, la importancia de evitar bajo cualquier circunstancia la deshidratación ya que para los riñones puede conllevar a una insuficiencia renal, la cual estaría sujeta a diálisis; para el corazón no solo debemos tener en cuenta las arritmias sino los paros cardíacos; en lo que al páncreas respecta sería la entrada a la diabetes y el hígado comenzaría a sufrir con esteatosis hepática, mejor conocida como hígado graso” agregó.

Seguidamente, el doctor Urbina recomendó la hidratación adecuada con agua o jugos naturales sin azúcar; la utilización de bloqueadores solares, evitando la exposición directa al sol y a horas adecuadas, prescindir del consumo de comidas grasosas o de dudosa procedencia y evitar la excesiva ingesta de alcohol, alternándola con agua para frenar el efecto deshidratante de este.

“Los médicos advertimos las consecuencias de los actos, con los que muchas veces agredimos al cuerpo, pero no podemos evitar que personas mayores de edad, conscientes e informadas de lo que daña la salud se conviertan en enfermos de por vida, por eso pido precaución”, finalizó.

Texto: Natacha Acosta

Fotos: Miguel Petrace

Show Buttons
Hide Buttons