Desde la prevención, tratamiento y sin costo alguno el SAHUM atiende pacientes con Insuficiencia Cardíaca

insuficiencia-cardiaca

insuficiencia-cardiaca

Maracaibo, 03-02-2015 Prensa (SAHUM) La Insuficiencia Cardíaca (IC) es la incapacidad del corazón de bombear sangre en los volúmenes más adecuados para satisfacer las demandas del metabolismo; si lo logra, lo hace a expensas de una disminución crónica de la presión de llenado de los ventrículos cardíacos, así lo informó la doctora Ana María Vegas, Jefe del Servicio de Cardiología del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM).

Refirió Vegas que la Insuficiencia cardíaca (IC) es un síndrome que resulta de trastornos, bien sean estructurales o funcionales que interfieren con la función cardíaca. “No debe confundirse con la pérdida de latidos, lo cual se denomina asistolia, ni con un paro cardíaco, que es cuando la función normal del corazón cesa, con el subsecuente colapso hemodinámico, que lleva a la muerte”, apuntó.

doctora Ana María Vegas

doctora Ana María Vegas

“Aquí en el Servicio de Cardiología atendemos a los pacientes con Insuficiencia y de acuerdo al caso los referimos a donde lo requiera su necesidad; algunos deben acudir a la consulta de Endocrinología, otros a Nutrición y Dietética o a Rehabilitación; especial cuidado tenemos con los pacientes diabéticos que son referidos a Medicina Interna para iniciar el control de sus niveles de glucosa” agregó.

Continuó señalando que debido a que no todos los pacientes cursan con sobrecarga de volumen en el momento de la evaluación inicial o revaluaciones subsiguientes, se prefiere el término insuficiencia cardíaca por sobre el más anticuado término insuficiencia cardíaca congestiva.

IC, enfermedad costosa y mortal

La Insuficiencia Cardíaca es una enfermedad común, costosa, incapacitante y potencialmente mortal. En los países desarrollados, alrededor del 2% de los adultos sufren de insuficiencia cardíaca, pero aumenta en los mayores de 65 años a 6-10%. Es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años. “La prevalencia de la insuficiencia cardíaca es elevada en países industrializados, debido a la mayor edad de la población, la incidencia de hipertensión arterial y una mejoría en la sobrevida de las enfermedades de la arteria coronaria, especialmente seguido de un infarto de miocardio. La tasa total estimada gira entre 3 y 20 casos por cada mil habitantes. En personas mayores de 65 años, sube entre 30 y 130 por cada mil personas de esa edad. La insuficiencia cardíaca es, en casi todos los casos, el resultado final de la mayoría de las enfermedades cardíacas primarias y de deterioro del corazón”, destacó la doctora Vegas. 

Cuatro clases de IC

Se definen cuatro clases de IC, sobre la base de la valoración subjetiva que hace el médico durante el interrogatorio clínico, fundamentado sobre la presencia y severidad de la dificultad respiratoria. Así tenemos: Grado I: no se experimenta limitación física al movimiento, no aparecen síntomas con la actividad física rutinaria, a pesar de haber disfunción ventricular (confirmada por ejemplo, por eco cardiografía)

Grado IIA: ligera limitación al ejercicio, aparecen los síntomas con la actividad física diaria ordinaria—por ejemplo subir escaleras—resultando en fatiga, disnea, palpitaciones y angina, entre otras. Desaparecen con el reposo o la actividad física mínima, momento en que el paciente se está más cómodo.

GradoIIIA1: marcada limitación al ejercicio. Aparecen los síntomas con las actividades físicas menores, como el caminar, y desaparecen con el reposo.

Grado IVA: limitación muy severa, incapacidad para realizar cualquier actividad física. Aparecen los síntomas aún en reposo.

Cualquiera de los tipos de Insuficiencia Cardíaca es detectado por los aparatos con los que cuenta el Servicio de Cardiología, teniendo en cuenta su particularidad; así pues, algunos requieren de Holster, Pruebas de Esfuerzo o Ecocardiogramas.

Tratamiento Farmacológico y de modificación de hábitos

 Igualmente, la doctora Ana María Vegas agregó, “el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas y mantener un estado normal de volumen sanguíneo total, mejorar el pronóstico al retrasar el proceso de la insuficiencia cardíaca y reducir el riesgo cardiovascular. Los medicamentos usados son: agentes diuréticos, agentes vasodilatadores, inotrópicos positivos, inhibidores de la ECA, beta bloqueantes, y antagonistas de la aldosterona.; al igual que tratamiento No farmacológico como: Eliminar hábito de fumar: resulta contraindicado por ser un factor de riesgo de eventos cardiovasculares. Evitar medicamentos que retengan sodio y agua). Limitar la ingestión de alcohol (se aconseja no sobrepasar 30mil/día de alcohol). Hacer ejercicios moderados (caminar, montar bicicleta, trote ligero) mejora la ansiedad, y la depresión cuando los síntomas son leves o moderados. Se recomienda conservar cama cuando la sintomatología sea más severa. Aquellos pacientes a los cuales se les detecte posibilidad de corrección de la falla cardíaca es remitido a Cirugía Cardiovascular para calibrar la posibilidad de una intervención quirúrgica”, finalizó.

Texto: Natacha Acosta O.

Fotos: Miguel Petrace

Show Buttons
Hide Buttons