Dr. Mervin Urbina: “Cada día es más frecuente la consulta de pacientes jóvenes con espasmos musculares”

Espalda, brazos y piernas, también pueden verse comprometidos por el PPCHMaracaibo, (Prensa SAHUM)“Es cada día más frecuente la consulta de pacientes jóvenes que sufren de agarrotamientos o espasmos musculares; casi siempre provocados por causas genéticas, erróneos hábitos alimenticios o estrés; entre otras causas”. Así lo expresó el doctor Mervin Urbina, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM).
Por qué se producen dichos espasmos.

Dr.-Mervin-Urbina-Jefe-del-Servicio-de-Medicina-Interna-del-SAHUM (1)Señaló el doctor Urbina, que dichos agarrotamientos o rigideces musculares pueden estar relacionados con “Parálisis Hipocalémica Periódica Familiar (PPCH)” que se define como: un trastorno que produce episodios ocasionales de debilidad muscular. “Los síntomas incluyen ataques intermitentes de debilidad muscular o pérdida del movimiento muscular (parálisis). Los ataques generalmente empiezan en la adolescencia, pero pueden presentarse antes de los 10 años de edad. En algunos casos, la afección puede ser el resultado de un problema genético que no es hereditario o a un bajo nivel de electrolitos (calcio, sodio, potasio y magnesio)”, dijo.

Alimentos ricos en cálcio, potasio, sodio y magnesio pueden mejorar la condición.Prosiguió el especialista señalando, que a diferencia de otras formas de parálisis periódica, las personas con PPHC tienen funcionamiento tiroideo normal, pero tienen un nivel muy bajo de potasio en la sangre durante los episodios de debilidad. “Esto resulta del paso del potasio de la sangre a las células musculares en una forma anormal. Evitar el alcohol y consumir una alimentación baja en carbohidratos puede ayudar, advirtió.

Síntomas
La frecuencia con la que se presentan los ataques varía, algunas personas los sufren todos los días; mientras que otras los tienen una vez al año. Durante los ataques la persona permanece despierta, los grupos musculares cercanos al cuerpo -como los hombros y caderas- se encuentran comprometidos con más frecuencia que los brazos y piernas.

Puede afectar también los músculos de los ojos y los que ayudan con la respiración y la deglución. Se presenta intermitentemente, con mayor frecuencia al despertar o después de dormir o descansar, por comidas pesadas, con alto contenido de carbohidratos, de sal o por el consumo de alcohol. Es poco frecuente durante el ejercicio, pero se puede desencadenar por el descanso o después de éste. Generalmente duran de 3 a 24 horas. Otros síntomas pueden incluir: Miotonía del párpado (una afección en la cual después de abrir y cerrar los ojos, no pueden abrirse nuevamente por un tiempo breve).

Destacó el Jefe de Medicina Interna del SAHUM que se hace necesario acudir a la consulta médica, a fin de indicar las pruebas y exámenes pertinentes y posterior tratamiento. “La PPHC responde bien al tratamiento, el cual puede prevenir -e incluso neutralizar- la debilidad muscular progresiva. “Antes de un ataque, puede haber rigidez o pesadez en las piernas. Realizar ejercicio leve cuando estos síntomas comienzan puede ayudar a prevenir un ataque completo, pero lo fundamental es acudir con el especialista.”, finalizó.